martes, 15 de mayo de 2012

Néstor Daniel Bova: Replanteando la historia.

La historia es dinámica. Aquello que hasta ayer era un dogma hoy puede ser revisado. El fútbol no escapa a esa lógica y merece un permanente replanteo. Quienes ya pasamos la barrera de los 45 años vivimos y crecimos convencidos que Lanús tenía un adversario a quienes había que ganarles siempre, aunque sea en un torneo de ta-te-ti en la escuela. Y ese rival histórico con quien Lanus construyó su historia y su mística era nada menos que Talleres, el club vecino. Pero las circunstancias cambiaron. En pocos días se cumplirán 20 años del ultimo enfrentamiento oficial, aquel que despidió al granate de la segunda categoría como campeón, el mismo partido que clasificó a los muchachos de Escalada para disputar el segundo ascenso a primera. Los tiempos siguieron pasando. Lamentablemente Talleres retrocedió otros dos escalones y Lanús contrariamente se afianzó en primero, incluyéndose dos títulos en su haber que lo hicieron pasear por toda América con su fútbol. Una de las consecuencias de todo esto es que cambió el gusto del hincha. Lo más jóvenes ven en Banfield -el otrora amigo, socio, compinche del granate- como el nuevo rival a vencer. Y a partir de ese fervor que se gesta en cada corazón granate se fue creando una nueva mística, que dos veces por año agita con más fuerza las banderas, moviliza, enciende los foros y altera los ánimos por ambos lados. Por el lado de Banfield sucede algo parecido. Sin querer entrometerme en la historia del rival, podemos deducir que a ellos les falta un rival: Los Andes y Temperley están compitiendo en el ascenso y no se vislumbra a corto plazo la posibilidad de una confrontación deportiva oficial. Eso hace que la ansiedad por encontrar un par con quien medir su pasión y desenfreno mire para este lado. Así las cosas debemos buscar un punto aproximado en donde arranca este "nuevo clásico" como tal. Y dado que la historia reciente nos muestra un episodio único, decidimos en forma unilateral replantear esta historia desde 1982, es decir 30 años atrás- cuando Lanús y Banfield se volvieron a encontrar luego de 5 años, coincidiendo este dato con los primeros canticos de ambos lados que hacían alusión al adversario como el enemigo. Hemos visto ambos partidos en ese año 1982, el primero jugado en plena guerra del Atlántico Sur que terminó con empate en 1 gol en cancha granate y la revancha jugado en Peña y Arenales terminó con triunfo de Lanús por 2 a 0. Entonces, si tomamos como comienzo de la rivalidad encarnada y declarada por ambos lados, podemos llegar a esta estadística: Partidos jugados: 48 Ganados por Lanus: 20 Empatados: 15 Ganados por Banfield: 13 Goles de Lanús: 68 Goles de Banfield: 57 Por Néstor Daniel Bova - Fútbol Granate. Gracias Néstor por la nota, confirmando que los que somos sub40 lo vimos ganar más de lo que lo vimos perder.

1 comentario:

Nestor Bova dijo...

Gracias Marcelo, siempre tan generoso conmigo.-

Abrazo