martes, 4 de agosto de 2009

Ricardo Scarano, el DT del hockey femenino Granate, trabaja para conseguir el ansiado ascenso.


Ricardo Scarano, entrenador de la Primera División, de la División Intermedia y de la Quinta División Femenina, habla de todo lo que puede ocurrir en la segunda parte del año donde sus tres categorías pelean bien arriba en este campeonato.

"El 99 por ciento de los resultados obtenidos son principalmente por el objetivo que tenemos en común como plantel, sumado al esfuerzo de las jugadoras, los días de entrenamiento y los días sábados. Ojalá podamos coronarlos con un buen logro para el Club, que es el ascenso".

"Este año contamos con la colaboración de Andrés Fuentes, Preparador Físico, que trabaja con las jugadoras de Quinta División y el plantel superior. Andrés, en esta primera mitad del año, acentuó el trabajo físico en la coordinación y la fuerza. También contamos con la presencia de Agustín Monteverde quien es ayudante de campo".

"Uno planifica, piensa y hasta se imagina los partidos, pero ciertas circunstancias impredecibles surgen siempre. Uno de los desafíos es estar preparados para el cambio, intentando ser flexibles, personalmente considero que es una de las tareas más difíciles de lograr, pero este año las jugadoras se adaptaron muy rápidamente a los cambios, de forma muy madura".

"El hockey es un deporte en equipo y debemos estructurarlo a nivel institucional como unidad. Vale decir, las categorías comparten entrenamientos, experiencias, se acoplan, y a su vez mantienen sus propios espacios. Tratamos que se dé de forma natural los procesos en el Club, las jugadoras de Quinta División se forman y crecen junto al plantel mayor. Éste último se enriquece con el aporte de las jugadoras de dicha División y esto es crecer institucionalmente. Bajo esta organización los resultados llegan por decantación".

"La base, en lo deportivo es similar en mis tres categorías. Lo hablamos con Agus y las chicas, enfatizamos el juego asociado, la lucha por la recuperación de la pelota y el contragolpe, pero dadas las características y las diversas personalidades de las jugadoras que integran los planteles, se ven las variantes reflejadas en el juego. Como entrenadores lo explotamos al máximo".

"Tenemos nuestro ánimo y nuestra cabeza sólo en un objetivo este año que es el ascenso, vamos partido a partido. Si se da, estamos bien. Las instalaciones están en perfectas condiciones. Igual, soñamos con tener un quincho propio".

"Nuestra cábala es organizar entrenamiento tras entrenamiento, pensarlo, modificarlo, conversarlo con Agus y Andrés. Intentamos darle la mejor forma para motivar a las jugadoras que son el eje principal y las que realmente, están llevando el objetivo adelante".